martes, 13 de noviembre de 2012

BLOOMING ES UNA INSTITUCIÓN CON PASIÓN Y NO SOLO UN EQUIPO DE FÚTBOL


 BLOOMING ES UNA INSTITUCIÓN CON PASIÓN Y NO SOLO UN EQUIPO DE FÚTBOL
Leyendo esta noticia que fue publicada en el periódico El Deber VER LINK, me recuerda la reunión que tuve con Bendeck y Peredo en mi oficina el año 2005, cuando mi persona tenía muchos pedidos de dirigentes, socios e hinchas para que me postule a la presidencia de nuestra querida institución celeste. Sí, tenía la decisión de participar, pero con una sola condición, que los entonces dirigentes deberían dar la oportunidad a una nueva camada que se haga cargo de la conducción y el destino de la institución.  Los dos dirigentes me visitaron por unas horas, comunicándome que tenían un proyecto y la solución para hacer frente a las deudas y la conformación de un gran equipo. Habiendo esperado pacientemente su oportunidad, por lo cual me pedían los apoye y de paso a su elección. Eso hice, porque jamás los hinchas desde la cuna, seremos un factor de división peor de enfrentamiento en nuestra familia deportiva, por intereses personales.  
No se trata de vender, o si es poco terreno, si la plusvalía ayuda, si se heredaron las cuentas de gestiones anteriores, quien está de acuerdo, si el estatuto lo permite y si los votos se pueden conseguir para que se concrete la transacción.
El fondo es, que para ser dirigente de una institución sin fines de lucro, con patrimonio y un gran prestigio, como es Blooming, uno sabe de antemano que el proyecto que se proponga va a demandar una importante cantidad de recursos económicos, que deberán salir de los ingresos de una buena administración, pero sobre todo de la voluntad y decisión del grupo de apoyar económicamente a su institución.
Sé porque lo he visto desde niño y lo he vivido en mi casa, que el voluntarismo fundacional y el sombrero ocasional han hecho mucho en su momento, como todos hemos sido testigos de los grandes amores e irrepetibles entregas personales. Esa bella y romántica etapa permitió llegar a la instancia que pocos equipos de fútbol en el país coronan, pasar de un equipo de fútbol a ser una institución deportiva. En el camino hay hombres insustituibles, personajes que desde el anonimato son el mejor ejemplo, otros que simplemente se merecen todos los honores y reconocimientos. Miles que han aportado su granito de arena para formar la gran familia celeste.
  
No tener dinero, no es un pecado ni mucho menos, pero es una obligación tener un proyecto que además sea respaldado por socios que hayan decidido apoyar económicamente. Lo que siempre será cuestionado son aquellas personas que asumen semejante compromiso por sacar una ventaja económica, obtener reconocimiento o éxitos deportivos, arriesgando solo el poco o mucho patrimonio de la institución, los que cobran lo que aportan y reciben todos los aplausos, los que son prestamistas con el club, los que montan sus intereses alrededor de la actividad deportiva, hay de todo y no lo vamos ocultar.
Un gran dirigente deportivo en el mundo de hoy, es un hombre de éxito en sus negocios personales, que tiene la voluntad y los recursos disponibles para encarar un reto que el futbol moderno exige, o los que lideran un grupo de personas multidisciplinario que deciden asumir tan bello desafío. Como también hay los que se dedican a tomar los clubes de fútbol para sacar ventajas, otros para hacer política después que se hacen personas públicas, por eso la máxima que los pueblos tienen los dirigentes que se merecen, es aplicable en todo momento.
Desde hace varios años, tengo la preocupación con el presente de nuestra institución, pero sobre todo con su futuro, lo saben los actuales dirigentes. Desde que permitieron la repartija y la venta de los terrenos que Blooming tenía como patrimonio, me refiero a los terrenos al lado del hotel Los Tajibos, la forma como se hizo y la justificación que usaron para tan condenable fin. Me gané varios enemigos gratuitos, porque desde la presidencia del Concejo Municipal me opuse, provocando una verdadera crisis en los fines, que luego consumaron una vez cumplimos nuestro mandato municipal. ESTO DEMUESTRA QUE NO ES LA PRIMERA NI LA ÚLTIMA VEZ QUE SE HAN VENDIDO TERRENOS DE LA INSTITUCIÓN CELESTE.
Salta la pregunta viendo los números, si hay una deuda que se tiene que pagar ¿Por qué seguir comprando más terreno? Eso provocó más endeudamiento, aunque lo intenten hacer aparecer como una inversión que la plusvalía ha permitido obtener ganancia. ¿Cuál fue el verdadero motivo que tuvieron los dirigentes de Blooming para endeudar a la institución con más préstamos? Para comprar las 2.2 hectáreas, las mismas que quieren vender hoy.  Siendo la tercera vez que compran y venden, con daño económico, encerrando oscuros intereses, que solo el silencio y el tiempo lo han develado.
Vuelvo por donde empecé, no se trata de vender poco o muchas hectáreas, sino que si nuestros amigos no tienen condiciones económicas para hacer frente a las obligaciones de la institución sin poner en venta y riesgo el patrimonio, es momento de dar un paso al costado y motivar a aquellos socios querendones de Blooming, para que tomen las riendas del club y diseñen el presente y el futuro que toda la familia celeste reclama.
Los ejemplos abundan en nuestro fútbol, sobre el fin de los patrimonios de clubes como Destroyers, el mismo Oriente, que perdieron sus sedes por malas decisiones, no puede ser algo que no se tome en cuenta a la hora de pensar en soluciones a una de las crisis que debe enfrentar nuestra institución, de la cual debemos salir triunfantes y fortalecidos.
No se trata de repartir culpas, de desconocer esfuerzos realizados, éxitos alcanzados, logros concretados, pero como todo en la vida, tiene un principio y un final. Hoy Blooming necesita renovar sus propósitos, reconstruir su presente, visualizar su futuro, sin demora, con el desprendimiento que las circunstancias lo imponen y con la grandeza que ha sido una marca indeleble en nuestra institución. Los que hemos ayudado a nuestro club sin más interés que verlo siempre campeón, con la moral de no haber llegado luego a cobrar nuestro apoyo, por el contrario, siempre hemos estado dispuestos al primer llamado, confiamos que donde el sol se nubla para algunos, para otros es un día brillante y lleno de oportunidades.
El mayor patrimonio de Blooming
Floreciente es el camino de una institución que no solo tiene un plantel de fútbol, sino una gran hinchada que se multiplica cada día, una masa societaria comprometida con su club, un patrimonio que debe crecer, que es protagonista en varias disciplinas, con una historia labrada con sacrificios, coraje y una dirigencia que tiene la capacidad de reinventarse con nuevas personas, nuevos proyectos y nuevas coronas para felicidad del corazón celeste que palpita cada día más, con los triunfos que lo nutren y los títulos que lo coronan. Construyamos con nuestro corazón lo que a otros se les hace difícil construir con sus manos. BLOOMING CARAJO!!!
GUIDO NÁYAR PARADA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada